Adelgazar

Muchas personas no se sienten felices con el peso que tienen ni con su cuerpo. Sin embargo, gran parte de ellas no tienen bien en claro que deben hacer para cambiar esa situación.

Tratar de verse igual que las modelos o los famosos puede que no sea una meta demasiado realista. Por otra parte, no existe nada que mágicamente haga que haga a una persona adelgazar.

Entonces,  la pregunta es ¿qué se debe hacer para bajar de peso y mantenerse?

Controlar el peso es algo que se consigue con el tiempo, si se adelgaza de forma rápida el peso perdido suele recuperarse en poco tiempo y muchas veces se ganan algunos kilos más de los perdidos. Esto es así porque además de la dieta es imprescindible cambiar los hábitos alimenticios y esos cambios mantenerlos para toda la vida.

El primer paso es realizar una dieta equilibrada, puede ser de menos calorías para así poder bajar de peso, pero tiene que ser equilibrada para no tener problemas de salud.

Existen algunas pautas que ayudan a adelgazar  y  mantenerse, sin necesidad de hacer dietas tan sacrificadas que en poco tiempo se abandonan.

Veamos algunas pautas para adelgazar y mantenerse:

  • Reducir el tamaño de las porciones: Comer de todo pero moderadamente, utilizar un plato más pequeño es un buen truco.
  • Evitar algunos alimentos: Paulatinamente abandonar todos aquellos alimentos que contengan mucha grasa, azúcar y que sólo aportan calorías pero muy pocas nutrientes y vitaminas.
  • Dejar de comer cuando se está satisfecho: Muchas personas comen no porque realmente tienen hambre sino por costumbre, por aburrimiento, soledad, estrés y siguen comiendo a pesar de sentirse satisfechas. Es importante prestar atención cuando se está comiendo y dejar de hacerlo cuando se tiene sensación de saciedad.
  • Comer más despacio: El cerebro tarda 20 minutos en darse cuenta de la cantidad de comida que se encuentra en el estómago, por ello muchas veces hacer una pausa antes de volver a comer hace que no se ingieran mayor cantidad de alimetos que los que el cuerpo necesita.
  • Evitar comer por enojo o aburrimiento: Cuando se está en esa situación es importante distraer la mente con otra cosa, una caminata, ir a gimnasio, en definitiva ponerse en movimiento.
  • Escribir un diario: Llevar un diario apuntando todo lo que se come, cantidades y el momento del día. Esto es muy útil porque más tarde ayuda a identificar costumbres no muy saludables y emociones que se sienten cuando se come demasiado.
  • Comer menos cantidad y más a menudo: Comer algunos snack a lo largo del día ayuda a tener menos apetito a la hora de realizar las comidas principales, por ello es bueno un snack a media mañana (antes del almuerzo) y a media tarde (antes de la cena). Puede ser una fruta, un yogur desnatado, una barra de granola bajas calorías o gelatina diet. En las comidas principales servir porciones más pequeñas.
  • Hacer 5 comidas al día: Es importante hacer como mínimo 5 comidas a lo largo del día, eso ayuda a tener menos apetito, quemar mejor las calorías ingeridas y bajar la ansiedad.
    Alimentarse bien: Eliminar la comida rápida, comer más frutas y hortalizas. Sustituir el pan blanco por pan integral. Evitar las bebidas gaseosas azucaradas sustituyéndolas por agua, zumos de frutas o leche desnatada.
  • Un buen desayuno: Es fundamental tomar un buen desayuno pan integral, zumo de fruta, un trozo de queso magro, café o té, puede ser con un poco de leche desnatada. El desayuno es la primera comida del día y la que dará la energía para comenzar la jornada, por ello debe ser completo y nutritivo.
  • Evitar hacer dietas pasajeras: Son las enemigas número uno para bajar de peso y mantenerse. Una dieta a pesar de ser baja en calorías debe tener un equilibrio nutricional.
  • Darse los gustos: De nada sirve hacer dieta y sentirse angustiado o ansioso con deseos de comer algo y no poder hacerlo, o de hacerlo  llenarse de culpas. El prohibirse alimentos no es una buena táctica. Lo mejor es comer alimentos sanos durante la mayor parte del tiempo y darse los gustos de aquellos que tienen mayor cantidad de calorías. Eso sí comer de manera moderada y volver a la alimentación sana nuevamente.
  • Realizar actividad física: Existen muchas maneras de ponerse en movimiento y adelgazar haciendo ejercicio, no es necesario ir a un gimnasio o practicar un deporte si no es lo que realmente se desea. Caminar, nadar, hacer remo, senderismo, ciclismo y otras muchas actividades como aquafitness, step,  fitball, etc. que son divertidas y hacen perder peso de forma progresiva. La clave es ir probando hasta encontrar una que sea agradable de hacer y se adapte a la personalidad de cada uno.
  • Desarrollar los músculos: Cuando se trabajan los músculos con entrenamiento se queman mayor cantidad de grasas. Para aquellos que gustan de hacer ejercicio es recomendable agregar rutinas de resistencia. Se tonifica el cuerpo, la figura se estiliza y se pierde grasa. No es necesario que sea un trabajo con pesas pueden ser ejercicios con bandas de resistencia, flexiones, Pilates.

Por último, adelgazar no es algo que ocurra como por arte de magia, lleva su tiempo y requiere de cambios, pero el obsesionarse no es una buena manera de realizar esta tarea. Es esencial adelgazar con salud para verse y sentirse bien, cambiar los hábitos alimenticios y de vida en general es posible y se deben encarar estos cambios con actitudes positivas.

Foto SXC

Buscador de dietas
Boletín